Al Día

Los Ultimos Boletines

Martes, 05 de Marzo de 2019
Volver

Características y efectos del periodo de prueba en materia laboral, para empleadas del servicio doméstico

 
El artículo 77, numeral 2 del Código Sustantivo del Trabajo, dispone que en el contrato de trabajo de los servidores domésticos se presume como periodo de prueba los primeros quince (15) días de servicio. Esta norma fue demandada por considerar que era inconstitucional, y por medio de la Sentencia C-028 de 2019, se declaró inexequible, o en otras palabras, este numeral ya no resultará aplicable.

Para la Corte, el periodo de prueba se configura como una excepción al principio de estabilidad en el empleo, y esta es la razón por la cual su estipulación debe quedar por escrito.

Para el caso de las empleadas de servicio doméstico, el contrato de trabajo en la mayoría de las ocasiones, se celebra de manera verbal, y en este opera la presunción del periodo de prueba, situación que no opera para los contratos verbales que no sean con trabajadoras del servicio doméstico.
Esta disposición entonces, resulta en un trato discriminatorio, ya que en los casos en los que no se pacta el periodo de prueba, los trabajadores gozan con estabilidad en el empleo desde el inicio del contrato. Adicionalmente, las condiciones de los trabajadores del servicio doméstico se han venido equiparando a las de los demás trabajadores, como ocurrió con el pago de la prima legal de servicios.

En ese sentido, al determinar que unos y otros trabajadores son sujetos comparables, que no existe justificación constitucional que permita que a las trabajadoras domésticas se les presuma el periodo de prueba, esta disposición viola el derecho a la igualdad y la estabilidad en el empleo.

No obstante lo anterior, vale la pena señalar que varios de los magistrados se apartaron de la posición mayoritaria,
que fue resumida en los párrafos anteriores. Así, dentro de los puntos a considerar, se establece que, en realidad, la presunción de este periodo de prueba, da una mayor garantía y estabilidad a las trabajadoras del servicio doméstico, ya que, una vez superado el periodo de quince (15) días, gozan de estabilidad en el empleo, situación que podría extenderse hasta dos (2) meses cuando el periodo de prueba se estipula por escrito; esto podrá variar según la modalidad del contrato.
 
También se establece, que son elementos sensibles para la igualdad en relación con los trabajadores domésticos, las horas normales de trabajo, los periodo de descanso, las vacaciones anuales, la protección a la seguridad social, entre otros, más no el periodo de prueba para estos contratos.

En las opiniones disidentes, también fue recurrente el argumento que por tratarse de una relación de especial confianza, debido a que el servicio se presta en el hogar del empleador y su familia, dicho periodo de prueba corto busca proteger la intimidad familiar, y que el trabajador supere de manera rápida la situación de inestabilidad.

En conclusión, por la decisión de la Corte, en lo sucesivo, el periodo de prueba para las empleadas del servicio doméstico no se presume, y deberá pactarse por escrito, y en caso de no hacerse, las empleadas del servicio doméstico gozarán de estabilidad en el empleo desde el inicio de la relación laboral.